Diseñando emociones

Cuando tuve la oportunidad de iniciar este proyecto que hoy se conoce como: passageway.city (ciudad de paso o pasarela), tuve la increíble suerte de estudiar un mercado lleno de emociones. ¿Por qué digo esto? Porque la respuesta es sencilla.

Como diseñador de UX (experiencia de Usuario) mi trabajo consiste en crear hermosos diseños basados en la experiencia del usuario, por lo tanto, la belleza de mis creaciones deben reflejar una calidad óptima de hermosura. Pero para que un producto sea bello, es necesario que el producto/servicio final, sea muy simple de usar. De hecho, las cosas más exitosas de la vida, son sin duda, aquellas que son fáciles de usar.

Y esto se aplica en cualquier producto o servicio. Por ejemplo, en los teléfonos inteligentes, en los autos modernos, en las sillas donde nos sentamos, y cualquier otra cosa que refleje un éxito. Sabiendo que esto conduce al éxito, podemos concluir que el diseño basado en la experiencia de usuario, es un concepto realista para poder diseñar.

Compartiendo emociones

Durante mi carrera de diseñador, he aprendido que las emociones son las únicas aptitudes que nunca han evolucionado, se trata de un conjunto de hábitos que durante toda nuestra carrera humanística lo hemos tenido. Por ejemplo, nadie nos enseña a amar, y nadie nos enseña a estar en soledad; o nadie nos enseña a encontrarnos a sí mismos. Está claro que detrás de todo esto, hay ser supremos quien nos ha diseñado.

Creo que existe un diseño

Si como diseñador creo cosas que ya están hechas; ¿Por qué rechazar la estúpida idea de que Dios no existe? De hecho, hay pruebas claras y sólidas sobre este asunto, y yo soy uno de ellos. Por lo tanto, he aprendido que detrás de todo diseño, o creación, existe alguien quien lo hizo; por lo tanto, nosotros, los seres humanos somos la mejor creación de todos los otros seres vivos.

Espero definitivamente que nuestro diseño pueda ayudar a miles de personas a encontrar nuestro destino ideal; encontrar las mejores experiencias para viajar, aplicar más la tolerancia, y evitar conflicto armados; aunque esto siempre exista. Finalmente, creo que la única solución, no está en las manos de grandes visionarios del mundo, sino más bien, de aquellos de quien confían en lo que realmente no ven.

Escrito por Irvis Murillo, diseñador UX.

Deja una respuesta